Filtrar por

La mascarilla facial es el toque final que tu rostro necesita para estar totalmente hidratado y nutrido. La mascarilla es obligada si quieres tener una piel radiante, descansada y, sobre todo, como te decíamos, hidratada. Necesitarás veinte minutos a la semana repartidos en dos veces de diez. Es decir, con dos veces a la semana durante diez minutos tendrás más que suficiente para conseguir tener una piel perfecta. Hay diversos tipos de mascarillas: antiedad, hidratantes, lifting, para diferentes tipos de pieles, purificadoras o exfoliantes. Nosotros, en concreto, te proponemos una de chocolate con la que tu piel se verá con aspecto más rejuvenecido. 

El método de aplicación de la mascarilla se puede hacer tanto con los propios dedos como con un pincel. Este hecho ya dependerá de cómo te sientas más cómoda. Eso sí, ten en cuenta algo. Tu piel tiene que estar totalmente limpia y no tienes que tener ningún tipo de suciedad en ella en el momento en que te la apliques. Si tu piel esta sucia, la mascarilla no cumplirá del todo su función y la habrás echado totalmente a perder. Tenlo muy en cuenta a la hora en la que te la apliques. Asegúrate de haber utilizado una buena leche limpiadora, tónico o gel y, cuando te retires la mascarilla con agua tibia, sécala bien con una toalla suave dándote pequeños golpes y utiliza tu crema hidratante favorita. 

Con la mascarilla de chocolate que te proponemos te aseguramos que tendrás una piel mucho más joven y, tan solo con aplicarla dos veces a la semana, tendrás más que suficiente. Además, como ya te podrás imaginar, los ingredientes son totalmente naturales y cualquier reacción alérgica, efecto secundario o rojez se verán completamente eliminada ya que no forman parte de ella ningún agente químico que pueda producirlos. Desde su elaboración hasta su empaquetado, se han mantenido intactos los cuidados al medio ambiente. Así que, pruébala y acábate de convencer de los grandes beneficios.

Active filters